Mar

Y no creía que iba a ser capaz de hacerlo,
y ,de hecho, al final no ocurrió.
Sin embargo él estaba convencido de que había pasado
mientras que aquí reinaba la calma.
Ahora, cayendo de nuevo y voluntariamente,
la inquietud y la estupidez reinan,
y los pasos se deshacen, dejando el camino justo delante.
Lo que antes era confortable resulta incómodo,
no hay una pauta de comportamiento.

Una piedra

Otra piedra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s