Monday

Ha sido un fin de semana peculiar.

El viernes tuve un examen de japonés en el que di clara cuenta di mi gran dote para la inventiva. Esto me ha servido para dos cosas; la primera: ver que no es tan terrible presentarse a un examen sin haber estudiado lo suficiente. La segunda: darme cuenta de que me toca ponerme las pilas a la de ya, porque el examen de verdad está a la vuelta de la esquina.

Después del examén fui a casa de Miss-térica y allí nos juntamos con Pipe y cenamos unas pizzas (nota mental y aviso para navengantes: nunca pidais la “Pizza de la Casa” a Telepizza) y vimos bien de mierdas en T.V. que para eso el viernes por la noche es idóneo.

Me recogí prontito a casa, porque estaba totalmente muerrrrrrrto, y cai en la cama medio en coma a dormir (¡oh, sí, dormir!). Lo malo es que el cuerpo humano coge hábitos y el mío, que no iba a ser menos, después de dos años durmiendo entre 5 y 6 horas diarias, decidió que las 7 de la mañana era una hora idónea para despertarse un sábado. Así que allí estaba yo, a las 7 de la mañana, contemplando el techo de la habitación. Evidentemente, me levanté, fui al baño, hicé pipises varios, y me volví a la cama. Y aunque me costó, me volví a dormir. Una pena que a las 8 los obreros del parking de enfrente decidieran que ya era la mejor hora para empezar a picar el suelo… (para luego, dejar de hacer ruido a las 10, como siempre)  ▼皿▼……

El sábado Rachel me hizo entrega de mi flamante coche. ¡Ya tengo coche!, ahora me falta el carnet… Antes de ir a por el buga, anduvimos comiendo en el japo de mi pueblo y charlando en plan “chicas de hoy en día, como cara y cruz, como sombra y luz, siempre e compañía” sobre todas nuestras penurias, victorias, y vergüenzas emocionales, laborales y de otras diversas índoles.

+++ En mi edificio hay un/una cabrón/a que también está aprendiendo a tocar el piano y está haciéndolo mucho mejor que yo….  (sob sob sob… ・ω・) +++

Por la noche fui al concierto de Single. Que me gustan estos muchachos… Qué majos, qué limpios sonaban, qué bien afinaditos, qué mona y qué divertida la Tere…

Después estuve en una fiesta en la que me agarré un trocomocho bastante interesante y acabé bailando “No More Tears (Enough Is Enough)” en el salón de una casa con cierta conocida actriz nacional y unos cuantos señores homosexuales.

Y bueno… el domingo fue un poco agrio. Primero (cronológicamente hablando, que no por importancia), por la resaca que me dejó un cuerpo de jota un tanto tremendo. y segundo, pero bastante más importante,  porque tenía una sensación bastante desagradable.

Alguien que me importa me vio hacer algo en la fiesta que no le gustó y estaba molesto conmigo por haberlo hecho. ¿Lo malo del asunto? ¡Qué no lo hice!

No sé, le he estado dando mi vueltas al asunto, y es que, yo no recuerdo haber hecho eso, de ninguna manera, aparte, es algo que no me creo capaz de hacer, ni estando borracho, pero claro, él me vio hacerlo, lo que me hacía dudar de mí mismo. Así que empecé a sentirme totalmente ridículo y culpable.

Ridículo, porque, evidentemente, si él estaba seguro de haber visto lo que creía haber visto, de nada podía servir decirle lo contrario, aparte, si realmente había ocurrido y yo estaba tan pedo que ni recordaba lo que había hecho, me sentía doblemente ridículo por no saber cuándo dejar de beber y, evidentemente, por intentar convencer a alguien de que algo que cree haber visto, no ha ocurrido, que es tan absurdo como pedirle a un ciego que te lea el periódico. Y culpable, porque existía la posiblidad de que realmente sí que hubiera pasado y yo no lo recordara, y entonces sí que habría pasado, y me sentiría culpable, por haberlo hecho (indeed) y por haberme cogido tal cebollón… Yo sigo convencido de que eso no ocurrió, o al menos, que yo no lo hice, no sé, quizá pareció lo que no era, o la visibilidad desde donde me vió le jugo una mala pasada…

No sé, la cuestión es que la situación fue bastante tremenda, porque me dejó totalmente desencajado; que alguien esté enfadado contigo porque has hecho algo que tú tienes la certeza de no haber hecho es tan… tremendo. Encima, la sensación de impotencia es terrible.

Pero bueno, eso se arregló. Aun así ya me quedé un poco tristón el resto del día (a lo que habría que sumar el síndrome del domingo por la tarde) Así que intenté relajarme y simplemente dejar pasar la tarde, que fue lo que hice.

Y hoy…

regreso a la rutina.

(¡ah! y otra semana que no me toca la Primitiva)

6 comentarios en “Monday

  1. Jo, creo que no me he enterado de nada, majo. Es que el párrafo ese en el que intentas explicar el tema te ha quedado un pelín abarruntado, no??? 😀

    Bueno, que espero que no sea nada.

    Comparto el tema de los domingos-tarde. Que eliminen ese horror, por dios!!!

  2. No sé quienes son Single y tampoco sé si lo que hcistes que no hiscite pero qeu alguien dice que has hecho porque te vió hacerlo es tan importante como para enfadarse. 🙂 que bien te lo pasas… hagas o hagas lo que no dices hacer. 🙂

  3. Nanyu: ahora me voy para tu blog! que te tengo abandonado!

    Peroquepublicomastontotengo: La verdad es que es normal, madre mía que spaguettis a la milanesa de post…

    zaam: yo saqué un 8 tb!

    Fanmakimaki: Qué tal fue? single muuuuy bunos

    Jagg: pues el diso de single te lo deberías bajar a la de ya! y no, no lo hice, al final, asunto resuelto 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s