that’s it

Probablemente la Navidad es la época del año que más me gusta.

No sé si es a causa de mi espíritu infantiloide, o que disfrute tanto haciendo regalos a la gente que me importa (aunque luego me pase el resto del mes a base de pasta con atún) y recibiéndolos, quizá sea mi visión siempre idealizada de las cosas, no sé, simplemente, me gusta la Navidad.

Para alguien como yo, el proceso de crecer y madurar, a este respecto, es un tanto rollo. Los mitos van cayendo, cada vez escuchas más aquello de “aborrezco la Navidad”, cada vez recibes más regalos sin un mínimo de ilusión y hechos solamente por cumplir y a esto le sigue un cada vez más largo etcétera.

Pero te vas haciendo fuerte en tu afán por que la cosa no decaiga; tú sigues haciendo los regalos con mucha ilusión, incluso los años que, como éste, (que yo no sé vosotros, pero a mí lo de la crisis como que sí que me está afectando), no hay mucho dinero, pones el árbol y el Belén, aunque vives solo y nadie venga a verlo (o casi nadie), abres la cesta de la empresa muy contento —aun sabiendo que vas a ver exactamente las mismas botellas de cava de medio pelo del año pasado— y la repartes con tu familia, envías felicitaciones a la gente que te importa, haces las llamadas de nochebuena y año nuevo con una sonrisa enorme, compras Roscón para toda la familia y los invitas a desayunar e intentas aprovechar estos días para ser un poquito mejor persona y proponerte seguir siéndolo el resto del año.

Y en mi caso, los modificadores han sido peculiares.

Mi madre murió, y evidentemente, este es el más importante. Es navidad y me falta mi madre. Me falta oirla chillar desde la cocina, me faltan sus histerías con la preparación de la comida, me faltan sus malabares para inventarse un relleno diferente cada año para el redondo, su mala uva y su habilidad para sacarme de quicio, me falta su manía por comprar cada año una tableta de turrón del sabor más estrambótico para acabar tírandola a la basura “porque sólo le gusta el blando”, me falta pelándome las uvas y quitándome las pipas “porque soy un torpe y me voy a atragantar” y verla luego tomándose doce sorbitos de champán porque no se atreve con las uvas. Me falta todo lo que era mi madre en Navidad y lo que era la Navidad con ella aquí.

La muerte de mi madre desencadenó muchas cosas, la más llamativa pero también lógica: Mi padre conoció a otra mujer de quien se enamoró, con quien se fue a vivir y con la que se ha casado.

Mis hermanos mayores, como también es lógico, se casaron y se marcharon de casa. Por lo que, como he dicho antes, tengo que pasar la Navidad solo.

En un principio no me molesta, tengo a mis amigos, mi famila está a una llamada o un pequeño viaje de distancia, pero todo va degenerando en una Navidad de lo más disfuncional.

Acabo harto de tener que escuchar a mis hermanos y mi padre soltar las mismas historias de por qué unos no quieren pasar las navidades con la nueva esposa y familia del otro, cansado de tener que estar siempre en medio del fuego de batalla y haciendo de abogado del diablo para unos y otros. Al final, siempre tengo que pasar yo solo la nochebuena con la nueva familia de mi padre y el resto se las apaña como puede o quiere.

Mi padre y su mujer son de esos que no tienen la más mínima ilusión en estas fechas y el carácter festivo de la cena no existe; vamos, se prepara un montón de comida, la cenamos viendo la tele y nos vamos a la cama.

Y bueno, no sé, hoy estoy malo, tengo la que probablemente es la diarrea más chunga que mi cuerpecito haya conocido, estoy con fiebre, y estoy solo en casa. Mi padre y mis hermanos están en sus casas, con los suyos. Mi novio se ha ido a su pueblo a pasar estos días con su familia y no es precisamente de los que se prodigan en muchas llamadas o grandes muestras de afecto espontáneas, y menos cuando está con sus padres.

He visto en el telediario a los niños contando las cosas que les han pedido a los Reyes y me he puesto a llorar. Porque me he acordado de ir todos los años de renacuajo de la mano de mi madre a echar la carta al buzón que había en el Simago, de pasarme la noche de Reyes en vela, de no recibir nunca lo que pedía, porque no había un duro en casa (y ahora entenderlo), de destripar el roscón a escondidas para encontrar el premio, esperando que algún año fuera tan chachi como los del Kinder. Y todo eso, por mucho que uno pelee, ya no lo tengo. Y pasar las navidades solo, excepto un par de días, es una lata.

Y si encima estás malo, doble rollo…

En fin, a pesar de todo, la Navidad me sigue encantando y mañana espero seguir comprando regalos. 🙂

un beso.

.K.

7 comentarios en “that’s it

  1. Como pagano que soy, la verdad es que estas fiestas ni fú ni fá. Ceno con las mismas personas y hago lo mismo que el resto del año. Quizás me hace más ilusión la Nochevieja, por el tema de cerrar una etapa, de hacer balance, etc., etc., pero poco más. Y los Reyes Magos, que sería lo más pagano del catolicismo navideño, tampoco es lo mismo desde que sé que son los padres.

  2. pobesito… pues ya sabes, a comer arroz blanco y a beber te, que son muy astringentes.

    y de lo otro… pues animo y que sepas que a algunos de los que han recibido tu felicitacion le ha hecho mucha ilusion!

  3. Qué genial encontrarse con gente que todavía el emociona la navidad!! Jejejeje… me hizo mucha ilusión la felicitación de Navidad, majetón!! Y por cierto, para el año que viene, si te quedas colgadito, ya sabes que por el norte hay gentezuela dispuesta a acogerte!! Muchos abrazos y besos….

  4. Gore-k: Primero necesito la tarjeta! y aprender a usar el monssstruoooo!

    Juan Luis: Yo tampoco me considero católico apostólico romano, pero es una tradición que se tiene arraigada, ya independientemente de la religión, y nunca está de más hacer bien las cosas y disfrutar de la ilusión por unos días. Feliz año!

    Nanyu: Pobesito de mí…. más ilu me hizo a mí enviarlas ;)!

    Mugalari: ya voy a ir! ya voy a ir!….

    Marietta: muamuamua

    Fanmakimaki: Bueno, me dio el momento este así de “pobrecito de mí”, pero bueno, sobre todo quería que quedara claro que me encanta la navidad! ña!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s